Historias de HealthQuest

Mostrar resultados para:
Quitar filtros

Historias de pacientes

Ver todo

Suscríbase a nuestro
boletín informativo electrónico

Suscribirme

Paciente cardíaco es trasplantado y recupera la esperanza

7 de octubre de 2021, 11:00 a. m.
John Branstiter de Sedro-Woolley

John Branstiter de Sedro-Woolley agradece a Ramy Hanna, MD, electrofisiólogo cardíaco de Skagit Regional Health, y a la más reciente tecnología en dispositivos cardíacos implantables por salvarle la vida.

Branstiter, de 68 años, sufre de miocardiopatía grave (debilidad del músculo cardíaco). Esta afección se ve agravada por su enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) extrema y su antecedente de ataque cardíaco en 2015. Descubrió que no tenía energía para casi ninguna actividad. Branstiter afirma que le dijeron que había perdido un porcentaje significativo de la función cardíaca en su ventrículo izquierdo, una de las cuatro cámaras del corazón.

"Cualquier actividad me resultaba difícil de hacer", comenta Branstiter, y señala que le faltaba el aire y sudaba con facilidad después de solo un par de minutos de actividades simples como aspirar el piso. "Era increíble lo rápido que me cansaba. Sencillamente tenía que sentarme y tomar un descanso".

En 2016 sufrió una caída, se fracturó la cadera y se lesionó un manguito rotador del hombro, lo que requirió cirugías. "Eso me aniquiló", afirma.

La combinación de tener que sanar sus lesiones y la falta de función cardíaca lo afectaban significativamente. Siempre ha sido una persona activa a quien le apasionaba navegar y viajar como mochilero.

"Sentía que solo ocupaba un espacio", comenta. "Quería hacer más cosas pero no tenía la energía necesaria".

Fue entonces que conoció al Dr. Hanna y al equipo de Skagit Regional Clinics - Cardiología. El Dr. Hanna estaba familiarizado con la terapia de modulación de la contractilidad cardíaca CCM™ y había investigado un dispositivo implantable llamado Optimizer Smart™ de Impulse Dynamics.

"Esta opción está disponible para una población específica que de otra manera no tendría otra opción, aparte de los medicamentos, y hemos seguido ese camino", afirma el Dr. Hanna sobre su paciente. "Es el único implante capaz de mejorar la función cardíaca y el bienestar general".

Hanna añade que el implante está diseñado para personas con baja fracción de eyección, como Branstiter, cuyo corazón no tiene la fuerza suficiente para bombear sangre al cuerpo normalmente.

"Emite impulsos eléctricos sincronizados con precisión que el paciente no percibe", afirma el Dr. Hanna. "Ayuda al corazón a bombear con más fuerza".

El camino de Branstiter hasta recibir el implante se prolongó un par de años por las negativas de las compañías de seguros.​​​​​​​ Con la aprobación de Medicare y la FDA, finalmente recibió la autorización para realizarse el procedimiento a través de una nueva compañía de seguros a principios de este año y el Dr. Hanna realizó el implante en julio de 2021.

Similar a un implante de marcapasos con dos derivaciones al corazón, el implante se colocó en el pecho de Branstiter en el laboratorio de electrofisiología cardíaca en Skagit Valley Hospital. Según el fabricante, Impulse Dynamics, es el primer procedimiento para colocar el Optimizer™ en el estado de Washington.

Al momento de la entrevista, habían pasado 30 días desde el procedimiento de Branstiter y se sentía bien, incluso al dar un paseo alrededor de la manzana.

"Me siento como una persona totalmente nueva; recuperé la esperanza", afirma Branstiter. "No puedo creer la diferencia que ya he podido sentir".

Branstiter recarga el dispositivo cada semana, lo que demora aproximadamente 30 minutos, y afirma "no sentir nada" mientras el dispositivo envía señales eléctricas a su corazón.

"Mi perspectiva ha cambiado por completo. Se lo debo al Dr. Hanna, a su equipo y a cada integrante de Skagit Regional Health. El Dr. Hanna es la razón por la que aún estoy vivo", comenta. "Varias personas me han dicho que notan una gran diferencia. Soy una persona totalmente diferente. Me veo mejor. Mi piel luce mejor. Me oyen mejor".

El Dr. Hanna comenta que prevé que Branstiter siga experimentando resultados positivos.

"Mis previsiones para él son que respire con mayor facilidad, que tenga más energía y se sienta mejor", afirma el Dr. Hanna.

Branstiter está decidido a ponerse a trabajar en su embarcación y hacer un viaje por carretera a Colorado a finales del verano con un hermano para visitar a unos primos y algunos parques nacionales.

"Esto realmente me ha devuelto la esperanza", afirma. "Ahora tengo el futuro por delante".

EN LA FOTO DE ARRIBA: John Branstiter de Sedro-Woolley ansía retomar sus pasatiempos y actividades después de recibir un dispositivo implantado que ayuda a su corazón a bombear con mayor eficiencia.

Blog

225 publicaciones

Última publicación: 10/15/2021

Paciente cardíaco es trasplantado y recupera la esperanza

7 de octubre de 2021, 11:00 a. m.
John Branstiter de Sedro-Woolley

John Branstiter de Sedro-Woolley agradece a Ramy Hanna, MD, electrofisiólogo cardíaco de Skagit Regional Health, y a la más reciente tecnología en dispositivos cardíacos implantables por salvarle la vida.

Branstiter, de 68 años, sufre de miocardiopatía grave (debilidad del músculo cardíaco). Esta afección se ve agravada por su enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) extrema y su antecedente de ataque cardíaco en 2015. Descubrió que no tenía energía para casi ninguna actividad. Branstiter afirma que le dijeron que había perdido un porcentaje significativo de la función cardíaca en su ventrículo izquierdo, una de las cuatro cámaras del corazón.

"Cualquier actividad me resultaba difícil de hacer", comenta Branstiter, y señala que le faltaba el aire y sudaba con facilidad después de solo un par de minutos de actividades simples como aspirar el piso. "Era increíble lo rápido que me cansaba. Sencillamente tenía que sentarme y tomar un descanso".

En 2016 sufrió una caída, se fracturó la cadera y se lesionó un manguito rotador del hombro, lo que requirió cirugías. "Eso me aniquiló", afirma.

La combinación de tener que sanar sus lesiones y la falta de función cardíaca lo afectaban significativamente. Siempre ha sido una persona activa a quien le apasionaba navegar y viajar como mochilero.

"Sentía que solo ocupaba un espacio", comenta. "Quería hacer más cosas pero no tenía la energía necesaria".

Fue entonces que conoció al Dr. Hanna y al equipo de Skagit Regional Clinics - Cardiología. El Dr. Hanna estaba familiarizado con la terapia de modulación de la contractilidad cardíaca CCM™ y había investigado un dispositivo implantable llamado Optimizer Smart™ de Impulse Dynamics.

"Esta opción está disponible para una población específica que de otra manera no tendría otra opción, aparte de los medicamentos, y hemos seguido ese camino", afirma el Dr. Hanna sobre su paciente. "Es el único implante capaz de mejorar la función cardíaca y el bienestar general".

Hanna añade que el implante está diseñado para personas con baja fracción de eyección, como Branstiter, cuyo corazón no tiene la fuerza suficiente para bombear sangre al cuerpo normalmente.

"Emite impulsos eléctricos sincronizados con precisión que el paciente no percibe", afirma el Dr. Hanna. "Ayuda al corazón a bombear con más fuerza".

El camino de Branstiter hasta recibir el implante se prolongó un par de años por las negativas de las compañías de seguros.​​​​​​​ Con la aprobación de Medicare y la FDA, finalmente recibió la autorización para realizarse el procedimiento a través de una nueva compañía de seguros a principios de este año y el Dr. Hanna realizó el implante en julio de 2021.

Similar a un implante de marcapasos con dos derivaciones al corazón, el implante se colocó en el pecho de Branstiter en el laboratorio de electrofisiología cardíaca en Skagit Valley Hospital. Según el fabricante, Impulse Dynamics, es el primer procedimiento para colocar el Optimizer™ en el estado de Washington.

Al momento de la entrevista, habían pasado 30 días desde el procedimiento de Branstiter y se sentía bien, incluso al dar un paseo alrededor de la manzana.

"Me siento como una persona totalmente nueva; recuperé la esperanza", afirma Branstiter. "No puedo creer la diferencia que ya he podido sentir".

Branstiter recarga el dispositivo cada semana, lo que demora aproximadamente 30 minutos, y afirma "no sentir nada" mientras el dispositivo envía señales eléctricas a su corazón.

"Mi perspectiva ha cambiado por completo. Se lo debo al Dr. Hanna, a su equipo y a cada integrante de Skagit Regional Health. El Dr. Hanna es la razón por la que aún estoy vivo", comenta. "Varias personas me han dicho que notan una gran diferencia. Soy una persona totalmente diferente. Me veo mejor. Mi piel luce mejor. Me oyen mejor".

El Dr. Hanna comenta que prevé que Branstiter siga experimentando resultados positivos.

"Mis previsiones para él son que respire con mayor facilidad, que tenga más energía y se sienta mejor", afirma el Dr. Hanna.

Branstiter está decidido a ponerse a trabajar en su embarcación y hacer un viaje por carretera a Colorado a finales del verano con un hermano para visitar a unos primos y algunos parques nacionales.

"Esto realmente me ha devuelto la esperanza", afirma. "Ahora tengo el futuro por delante".

EN LA FOTO DE ARRIBA: John Branstiter de Sedro-Woolley ansía retomar sus pasatiempos y actividades después de recibir un dispositivo implantado que ayuda a su corazón a bombear con mayor eficiencia.