Historias de HealthQuest

Mostrar resultados para:
Quitar filtros

Historias de pacientes

Ver todo

Suscríbase a nuestro
boletín informativo electrónico

Suscribirme

Podcast Siéntase bien - Allison Porter, MD, FACS

6 de junio de 2022, 12:00 p. m.
Allison Porter, MD, FACS, quien se desempeña como directora de Cirugía en Skagit Regional Health, habla sobre las hernias de hiato, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y las posibles opciones de tratamiento para ambas afecciones.

En junio de cada año, se conmemora el Mes de concientización sobre las hernias a nivel nacional, cuyo objetivo es generar conciencia e informar sobre los tratamientos más eficaces.

Escuche o lea la transcripción completa a continuación en la que Allison Porter, MD, FACS aborda la temática de hernias de hiato, la enfermedad de reflujo gastroesofágico y las posibles opciones de tratamiento para ambas afecciones.

Allison Porter, MD, FACS se desempeña como directora de Cirugía en Skagit Regional Health. Es cirujana general especializada en cirugía mínimamente invasiva y cirugía robóticaAllison Porter, MD, FACS

Transcripción:

Caitlin Whyte (presentadora): El dolor en el pecho, la hinchazón y los eructos pueden ser signos de hernia de hiato. ¿Pero exactamente en qué consiste? Acompáñenos hoy en nuestra charla sobre qué son las hernias de hiato y la enfermedad de reflujo gastroesofágico a cargo de la Dra. Allison Porter, cirujana general con una especialización en cirugía mínimamente invasiva y cirugía robótica en Skagit Regional Health. Bienvenidos a Siéntase bien, el podcast de Skagit Regional Health. Soy su presentadora, Caitlin Whyte. Doctora, para dar inicio a nuestra conversación... ¿En qué consiste una hernia de hiato?

Allison Porter, MD, FACS (invitada): Bueno, la definición de una hernia de hiato es cuando una parte del estómago sobresale por encima del diafragma. El diafragma es un músculo muy grande que se extiende en el cuerpo. Cada vez que respira, desciende para hacer que los pulmones se expandan. Y luego vuelve a subir para permitirle exhalar. El diafragma tiene un orificio natural llamado hiato, que sirve para que el esófago pueda pasar a través del diafragma para transportar la comida desde la boca hacia el estómago. La posición natural del estómago es debajo del diafragma. Pero en el caso de muchas personas, una pequeña porción, o a veces incluso gran parte del estómago protruye por encima del diafragma, básicamente a causa de diversas presiones o degeneración tisular. Cuando esto sucede, se lo llama hernia de hiato.

Presentadora: ¿Y entonces cómo se diferencia del reflujo gastroesofágico? ¿podría definir esto último?

Dra. Porter: Están relacionados. El reflujo gastroesofágico sucede cuando los alimentos, los líquidos o acidos del estómago ascienden al esófago. En realidad, es normal que todos presentemos ese reflujo esofágico levemente. Pero para algunas personas, se presenta más seguido que lo que debería. En ese momento es cuando presentan síntomas que requieren tratamiento. Y la manera en que están relacionadas con la hernia de hiato es que, cuando el estómago se encuentra en su posición adecuada debajo del diafragma, los músculos del estómago, esófago y diafragma están alineados.

Dicha unión, llamada unión gastroesofágica, funciona como una válvula unidireccional...eso es lo ideal. De esta forma, los alimentos y líquidos pueden descender, pero luego tanto los alimentos y los líquidos ingeridos como el ácido no regresan del estómago al esófago. Cuando una persona desarrolla una hernia de hiato, dichos músculos ya no están alineados adecuadamente. Y dicha válvula unidireccional se convierte en una bidireccional y permite que los alimentos, los líquidos y el ácido puedan moverse en ambas direcciones. El problema es que el esófago no está preparado para tolerar una gran cantidad de ácido que regresa del estómago. Cuando los alimentos regresan, a veces pasan el esófago y llegan hasta la boca o garganta. Entonces, el reflujo gastroesofágico es la situación en que estos elementos regresan cuando no deberían.

Presentadora: ¿Y cuales son los tratamientos médicos y procedimientos quirúrgicos para esta enfermedad de reflujo esofágico?

Dra. Porter: Existen diversos tratamientos y varían de acuerdo a lo bien que funcionen y para qué paciente sea. Se comienza con lo básico, como remedios naturales y medicamentos de venta libre. También se incluyen modificaciones en el estilo de vida. Y, en el extremo más drástico, tenemos la opción de cirugía. En la práctica, hago muchas cirugías antirreflujo, pero no lo recomiendo en todos los casos de enfermedad por reflujo gastroesofágico. Hay remedios naturales que resultan útiles para muchos, como el vinagre de manzana y el regaliz.

En algún punto ayudan, pero no siempre generan un alivio completo. Para algunos pacientes no funcionan, pero siempre recomiendo intentarlo porque pueden ayudar y normalmente no causan ningún daño. En cuanto a los cambios en el estilo de vida, se recomienda evitar grandes ingestas poco antes de acostarse y evitar alimentos picantes. Hay otros alimentos que pueden empeorar el reflujo, como el chocolate, la cafeína y las comidas pesadas. Algunos de mis pacientes tienen que dormir con la cabeza levantada o en una posición reclinada y no en posición horizontal porque su reflujo les genera síntomas de asfixia por la noche. Esas son algunas de las modificaciones en el estilo de vida.

Y luego tenemos los medicamentos de venta libre con los que se puede comenzar, como Tums o Rolaids. También tenemos medicamentos más fuertes. A uno de ellos se lo conoce como bloqueador H2 y la famotidina es el más utilizado. Luego tenemos una clase de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones, y el más común es el omeprazol.

Históricamente, los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones eran medicamentos de venta con receta, pero como presentan un perfil de efectos secundarios relativamente bajo, se pueden comprar sin receta. A algunas personas se los receta su médico y otras lo compran sin receta, en una bodega mayorista, por ejemplo.

Presentadora: Claro. Entonces si tengo una hernia de hiato, ¿es necesario que me someta a una cirugía para solucionarlo?

Dra. Porter: No necesariamente, hay muchas personas que tienen hernia de hiato y no tienen que hacer nada. Intento compararlo con un lunar en la piel. Muchas personas tienen muchos lunares, pero no significa que tengan que extraerlos a todos. Hay algunos que sin duda requieren tratamiento o extracción. Lo mismo sucede con las hernias de hiato. Yo diría que gran parte de las hernias de hiato no necesitan cirugía, pero en el caso de algunos pacientes es necesario o sería beneficioso corregirlas. Yo divido las hernias de hiato en dos grupos.

Uno es en el caso de hernias pequeñas que causan reflujo y el otro es el caso de hernias de hiato grandes que generan una anomalía anatómica significativa. Todo el estómago puede estar en la posición incorrecta o bien el estómago puede presentar estrangulamiento. En el caso de las personas que tienen una hernia de hiato pequeña, aquellos que son candidatos para la cirugía antirreflujo serían quienes han fracasado en el tratamiento no quirúrgico, que comprende todas las opciones que mencioné anteriormente: los remedios naturales, los medicamentos de venta libre, los medicamentos recetados, etcétera.

También hay un grupo de pacientes que no contemplan esta opción, prefieren no tomar dichos medicamentos de por vida porque pueden presentar efectos secundarios, quiero decir, si uno toma inhibidores de la bomba de protones en dosis elevadas por décadas y décadas. Esos pacientes, es decir, algunos de esos pacientes logran controlar sus síntomas relativamente bien con los medicamentos, pero tomar dichos medicamentos de por vida podría significar que uno corra cierto riesgo de desarrollar efectos secundarios a causa de un consumo prolongado. Así es como clasifico brevemente a las hernias. Tenemos a pacientes que toman medicamentos con dosis elevadas o pacientes que desean dejar de tomar medicamentos.

Luego tenemos a quienes tienen una hernia de hiato grande, como dije, algunas de dichas personas tienen la mitad del estómago (o incluso más) en una posición incorrecta. Luego tenemos el estrangulamiento del estómago, un problema en tiempo real. Me refiero a que a veces no pueden comer adecuadamente. La comida simplemente no pasa. El estómago es como un globo de agua. Puede presentar una torsión parcial o bien se puede convertir en una emergencia si se estrangula al punto en donde el contenido del estómago no sale. Generalmente, esos pacientes deben someterse a una cirugía, según la gravedad de sus síntomas.

Tomamos en consideración muchos otros puntos como qué otro problema médico tiene, qué tan bien toleraría la cirugía, cuánto tiempo demoraría la cirugía, etcétera.

Presentadora: Entiendo. Bueno, doctora...hablando de estas dos afecciones, como para concluir, ¿hay algo más que le gustaría mencionar?

Dra. Porter: Algo que tengo para decir como cirujana es que tener una hernia de hiato es algo prácticamente normal. Atiendo pacientes muy angustiados por sus resultados de radiografía, TC o endoscopia, mediante el que se los diagnostica con hernia de hiato. Se preguntan si tienen algo malo. Quisiera tranquilizarlos: hay muchas personas con hernias de hiato y todas son distintas.

Y, ya sabe, se las clasifica en diversos tipos. No es algo que deba preocuparlos o estresarlos, pero es importante controlarlas adecuadamente si se los diagnosticó con hernia de hiato para determinar si es de las que necesita tratamiento exhaustivo o solo con medicamentos, o bien requiere derivación a un cirujano.

Presentadora: Bueno, doctora, muchas gracias por su tiempo y por esta información tan valiosa. La admiramos mucho y apreciamos su trabajo. Para obtener más información, puede ingresar a Skagitregionalhealth.org. Gracias por escuchar Siéntase bien, el podcast de Skagit Regional Health. Si le resultó útil esta conversación, compártala con un amigo y suscríbase, califíquela y comparta su opinión sobre este podcast en su aplicación favorita. Soy Caitlin Whyte. Que siga bien.

 


 

Blog

309 publicaciones

Última publicación: 12/02/2022

Podcast Siéntase bien - Allison Porter, MD, FACS

6 de junio de 2022, 12:00 p. m.
Allison Porter, MD, FACS, quien se desempeña como directora de Cirugía en Skagit Regional Health, habla sobre las hernias de hiato, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y las posibles opciones de tratamiento para ambas afecciones.

En junio de cada año, se conmemora el Mes de concientización sobre las hernias a nivel nacional, cuyo objetivo es generar conciencia e informar sobre los tratamientos más eficaces.

Escuche o lea la transcripción completa a continuación en la que Allison Porter, MD, FACS aborda la temática de hernias de hiato, la enfermedad de reflujo gastroesofágico y las posibles opciones de tratamiento para ambas afecciones.

Allison Porter, MD, FACS se desempeña como directora de Cirugía en Skagit Regional Health. Es cirujana general especializada en cirugía mínimamente invasiva y cirugía robóticaAllison Porter, MD, FACS

Transcripción:

Caitlin Whyte (presentadora): El dolor en el pecho, la hinchazón y los eructos pueden ser signos de hernia de hiato. ¿Pero exactamente en qué consiste? Acompáñenos hoy en nuestra charla sobre qué son las hernias de hiato y la enfermedad de reflujo gastroesofágico a cargo de la Dra. Allison Porter, cirujana general con una especialización en cirugía mínimamente invasiva y cirugía robótica en Skagit Regional Health. Bienvenidos a Siéntase bien, el podcast de Skagit Regional Health. Soy su presentadora, Caitlin Whyte. Doctora, para dar inicio a nuestra conversación... ¿En qué consiste una hernia de hiato?

Allison Porter, MD, FACS (invitada): Bueno, la definición de una hernia de hiato es cuando una parte del estómago sobresale por encima del diafragma. El diafragma es un músculo muy grande que se extiende en el cuerpo. Cada vez que respira, desciende para hacer que los pulmones se expandan. Y luego vuelve a subir para permitirle exhalar. El diafragma tiene un orificio natural llamado hiato, que sirve para que el esófago pueda pasar a través del diafragma para transportar la comida desde la boca hacia el estómago. La posición natural del estómago es debajo del diafragma. Pero en el caso de muchas personas, una pequeña porción, o a veces incluso gran parte del estómago protruye por encima del diafragma, básicamente a causa de diversas presiones o degeneración tisular. Cuando esto sucede, se lo llama hernia de hiato.

Presentadora: ¿Y entonces cómo se diferencia del reflujo gastroesofágico? ¿podría definir esto último?

Dra. Porter: Están relacionados. El reflujo gastroesofágico sucede cuando los alimentos, los líquidos o acidos del estómago ascienden al esófago. En realidad, es normal que todos presentemos ese reflujo esofágico levemente. Pero para algunas personas, se presenta más seguido que lo que debería. En ese momento es cuando presentan síntomas que requieren tratamiento. Y la manera en que están relacionadas con la hernia de hiato es que, cuando el estómago se encuentra en su posición adecuada debajo del diafragma, los músculos del estómago, esófago y diafragma están alineados.

Dicha unión, llamada unión gastroesofágica, funciona como una válvula unidireccional...eso es lo ideal. De esta forma, los alimentos y líquidos pueden descender, pero luego tanto los alimentos y los líquidos ingeridos como el ácido no regresan del estómago al esófago. Cuando una persona desarrolla una hernia de hiato, dichos músculos ya no están alineados adecuadamente. Y dicha válvula unidireccional se convierte en una bidireccional y permite que los alimentos, los líquidos y el ácido puedan moverse en ambas direcciones. El problema es que el esófago no está preparado para tolerar una gran cantidad de ácido que regresa del estómago. Cuando los alimentos regresan, a veces pasan el esófago y llegan hasta la boca o garganta. Entonces, el reflujo gastroesofágico es la situación en que estos elementos regresan cuando no deberían.

Presentadora: ¿Y cuales son los tratamientos médicos y procedimientos quirúrgicos para esta enfermedad de reflujo esofágico?

Dra. Porter: Existen diversos tratamientos y varían de acuerdo a lo bien que funcionen y para qué paciente sea. Se comienza con lo básico, como remedios naturales y medicamentos de venta libre. También se incluyen modificaciones en el estilo de vida. Y, en el extremo más drástico, tenemos la opción de cirugía. En la práctica, hago muchas cirugías antirreflujo, pero no lo recomiendo en todos los casos de enfermedad por reflujo gastroesofágico. Hay remedios naturales que resultan útiles para muchos, como el vinagre de manzana y el regaliz.

En algún punto ayudan, pero no siempre generan un alivio completo. Para algunos pacientes no funcionan, pero siempre recomiendo intentarlo porque pueden ayudar y normalmente no causan ningún daño. En cuanto a los cambios en el estilo de vida, se recomienda evitar grandes ingestas poco antes de acostarse y evitar alimentos picantes. Hay otros alimentos que pueden empeorar el reflujo, como el chocolate, la cafeína y las comidas pesadas. Algunos de mis pacientes tienen que dormir con la cabeza levantada o en una posición reclinada y no en posición horizontal porque su reflujo les genera síntomas de asfixia por la noche. Esas son algunas de las modificaciones en el estilo de vida.

Y luego tenemos los medicamentos de venta libre con los que se puede comenzar, como Tums o Rolaids. También tenemos medicamentos más fuertes. A uno de ellos se lo conoce como bloqueador H2 y la famotidina es el más utilizado. Luego tenemos una clase de medicamentos llamados inhibidores de la bomba de protones, y el más común es el omeprazol.

Históricamente, los bloqueadores H2 y los inhibidores de la bomba de protones eran medicamentos de venta con receta, pero como presentan un perfil de efectos secundarios relativamente bajo, se pueden comprar sin receta. A algunas personas se los receta su médico y otras lo compran sin receta, en una bodega mayorista, por ejemplo.

Presentadora: Claro. Entonces si tengo una hernia de hiato, ¿es necesario que me someta a una cirugía para solucionarlo?

Dra. Porter: No necesariamente, hay muchas personas que tienen hernia de hiato y no tienen que hacer nada. Intento compararlo con un lunar en la piel. Muchas personas tienen muchos lunares, pero no significa que tengan que extraerlos a todos. Hay algunos que sin duda requieren tratamiento o extracción. Lo mismo sucede con las hernias de hiato. Yo diría que gran parte de las hernias de hiato no necesitan cirugía, pero en el caso de algunos pacientes es necesario o sería beneficioso corregirlas. Yo divido las hernias de hiato en dos grupos.

Uno es en el caso de hernias pequeñas que causan reflujo y el otro es el caso de hernias de hiato grandes que generan una anomalía anatómica significativa. Todo el estómago puede estar en la posición incorrecta o bien el estómago puede presentar estrangulamiento. En el caso de las personas que tienen una hernia de hiato pequeña, aquellos que son candidatos para la cirugía antirreflujo serían quienes han fracasado en el tratamiento no quirúrgico, que comprende todas las opciones que mencioné anteriormente: los remedios naturales, los medicamentos de venta libre, los medicamentos recetados, etcétera.

También hay un grupo de pacientes que no contemplan esta opción, prefieren no tomar dichos medicamentos de por vida porque pueden presentar efectos secundarios, quiero decir, si uno toma inhibidores de la bomba de protones en dosis elevadas por décadas y décadas. Esos pacientes, es decir, algunos de esos pacientes logran controlar sus síntomas relativamente bien con los medicamentos, pero tomar dichos medicamentos de por vida podría significar que uno corra cierto riesgo de desarrollar efectos secundarios a causa de un consumo prolongado. Así es como clasifico brevemente a las hernias. Tenemos a pacientes que toman medicamentos con dosis elevadas o pacientes que desean dejar de tomar medicamentos.

Luego tenemos a quienes tienen una hernia de hiato grande, como dije, algunas de dichas personas tienen la mitad del estómago (o incluso más) en una posición incorrecta. Luego tenemos el estrangulamiento del estómago, un problema en tiempo real. Me refiero a que a veces no pueden comer adecuadamente. La comida simplemente no pasa. El estómago es como un globo de agua. Puede presentar una torsión parcial o bien se puede convertir en una emergencia si se estrangula al punto en donde el contenido del estómago no sale. Generalmente, esos pacientes deben someterse a una cirugía, según la gravedad de sus síntomas.

Tomamos en consideración muchos otros puntos como qué otro problema médico tiene, qué tan bien toleraría la cirugía, cuánto tiempo demoraría la cirugía, etcétera.

Presentadora: Entiendo. Bueno, doctora...hablando de estas dos afecciones, como para concluir, ¿hay algo más que le gustaría mencionar?

Dra. Porter: Algo que tengo para decir como cirujana es que tener una hernia de hiato es algo prácticamente normal. Atiendo pacientes muy angustiados por sus resultados de radiografía, TC o endoscopia, mediante el que se los diagnostica con hernia de hiato. Se preguntan si tienen algo malo. Quisiera tranquilizarlos: hay muchas personas con hernias de hiato y todas son distintas.

Y, ya sabe, se las clasifica en diversos tipos. No es algo que deba preocuparlos o estresarlos, pero es importante controlarlas adecuadamente si se los diagnosticó con hernia de hiato para determinar si es de las que necesita tratamiento exhaustivo o solo con medicamentos, o bien requiere derivación a un cirujano.

Presentadora: Bueno, doctora, muchas gracias por su tiempo y por esta información tan valiosa. La admiramos mucho y apreciamos su trabajo. Para obtener más información, puede ingresar a Skagitregionalhealth.org. Gracias por escuchar Siéntase bien, el podcast de Skagit Regional Health. Si le resultó útil esta conversación, compártala con un amigo y suscríbase, califíquela y comparta su opinión sobre este podcast en su aplicación favorita. Soy Caitlin Whyte. Que siga bien.